miércoles, 26 de octubre de 2011

FUERTE HISTORIA DE VIDA DE CAROLAINE. PRESA EN EL INFIERNO 1ª PARTE..



A veces veo con asombro a las personas que lloran y se lamentan por los sufrimientos que están pasando, y cuando leo los motivos por los cuales dicen padecer me doy cuenta que muchas veces son solo problemas económicos o cosas rutinarias, que perdieron un amor y otras situaciones similares.
Esto me a hecho meditar y me motiva a escribir parte de mi vida para que cuando tengan problemas o enfrente una tempestad no caigan en depresión y se dejen caer en abismos infinitos, sin dar la pelea y luchar por salir adelante....... aunque sea difícil,  pero con paciencia y fortaleza se logra, aún mas con fe en Dios.
Recuerdo que tenía doce años, aunque todos pensaban que tenía quince o más, porque era muy alta para mi edad, y vivía feliz con mis padres y mis tres hermanos, el menor Juan Andrés tenía dos años,  seguía Elizabeth con cinco, Cristina con ocho años y yo Carolaine, con doce años.


Mi padre trabajaba dos turnos para que nada nos faltara, y mi madre trabajaba duro en la casa y además, vendía cosméticos a sus amistades, los dos siempre fueron muy unidos y cariños con nosotras, hasta ahí todo era felicidad.......era un paraíso.
La casa se hizo pequeña y mi padre comenzó hacer una ampliación, lo que el deseaba era construir dos dormitorios mas para nosotras, hasta ahí todo iba bien, estábamos felices porque tendríamos mas independencia eso decía Cristina.
Mi padre contrató unos maestros para este trabajo, comenzaron un día lunes yo los veía midiendo y entrando el material, durante los siguiente días iba todo normal mi madre les preparaba almuerzo y jugos para que tomaran  mientras trabajaban y mientra tanto mi padre trabajaba mis hermanas iban al colegio en la tarde y yo iba en la mañana,  solo quedaba Juan Andrés con mi madre en casa, bueno y los trabajadores José Luis que tenía como veinte años y Ricardo como cuarenta años.
Recuerdo que un Día hubo un amago de incendio en el colegio y me tuve que ir a casa, mi madre se asustó y se puso muy nerviosa  pero una vez que se enteró que no era nada quedó tranquila, como aún era temprano me fui a dormir un rato, estaba quedandome dormida cuando sentí voces  en el cuarto de mis padres me levanté para saludar a mi padre,  la puerta estaba semi cerrada miré por entremedio y se me vino el mundo encima... no era mi padre quien estaba ahí con mi madre, era el  maestro Ricardo que se suponía que estaba trabajando en la ampliación, la verdad es que no entendía nada y no sabía que hacer fui a la cocina a tomar agua y entró entró José Luis el otro maestro y me preguntó porque lloraba, no me atreví a decirle porque estaba asustada, sentía una tremenda angustia quería morirme de rabia de verguenza y de tristeza por lo que le estaban haciendo a mi padre.  José Luis me abrazó y me decía que todo iba a estar bien, que me tranquilizara,  comenzó a hacerme cariño y decir que no llorara que todo estaba bien, y mientras me dirigía  al dormitorio el me seguía tratando de consolar, en es momento.... oímos ruidos y voces que venían del otro cuarto, su mirada y respiración cambió y me dijo  que todo era normal que el hombre y la mujer a veces se sienten atraídos el uno al otro y cuando están juntos se abrazan se hacen cariño y otras cosas que no entendía. la verdad que estaba desconcertada, aturdida, asustada, y solo deseaba llorar: José Luis me abrazó y comenzó  a decirme que era linda y   estaba tan aturdía con lo de mi madre que solo, atiné a refugiarme en el, lo abracé y me deje llevar, cuanto tiempo pasó, la verdad es que lo ignoro,  en un par de horas había entrado en un mundo aterrador y desconocido para mi y lo mas paradójico,  es que José Luis, seguía diciendo que todo era normal y un montón de tonteras mas que no entendía, y me decía que no le contara a nadie, menos a mi padre, porque si el se enteraba.... nada de raro que los matase a los dos y terminase en la cárcel, y mis hermanas y yo quedaríamos solas o en un orfanato.
José Luis se fue a trabajar en la ampliación y yo quedé llorando en silencio y pensaba como le digo a mi padre lo que a sucedido, como hago para que no vuelva a ocurrir, si no hubiese vuelto del colegio a lo mejor no me habría enterado.
Mi madre me llamó a almorzar y le dije que no me sentía bien y que después almorzaría, entonces llamó a los maestros para que almorzaran en una mesita que había bajo un alero en el patio, miré por una rendija de la ventana y me di cuenta que esto no era solo de hoy...............
En la noche llegó mi padre, y mi madre con gran cinismo le hablaba y abrazaba como si nada hubiese pasado en  el día.... estuve tentada de decirle a mi padre lo sucedido, pero me faltó valor, porque cuando le iba a contar se me vinieron a la mente todo lo que José Luis dijo..... y yo a mi padre no lo quería perder.


 Ese día fue el inicio del infierno para mi padre, mis hermanas y para mi, especialmente para mi que tenía que seguir viviendo con esa horrible situación, además los remordimientos y temor de no poder contar todo lo que estaba pasando, y el temor que mi padre se enterase y sucediera lo peor.
No pasó mucho tiempo que mi padre se enterase, ya que ella misma le contó que se había enamorado de Ricardo, y que no podría vivir sin el.
Mi padre enloqueció de tristeza y de ira, no lograba comprender que esto estuviese ocurriendo, se encerró en el cuarto de baño, y me asusté mucho porque estuvo mucho tiempo ahí, fue la primera vez que lo sentí llorar, fue tanta mi tristeza que lloré toda la noche.   Cuando los maestros se enteraron que mi padre ya sabía todo, desaparecieron y yo lo único que deseaba es que todo volviera a la normalidad, lo que nadie sabía era lo que me había sucedido a mi, ya que con todo lo que mi padre estaba sufriendo decidí callar y fue un terrible error.
Ya nada era igual, mi padre pasaba silencioso y se le veía muy triste.


Pasaron unos meses y avisan del trabajo de mi padre que había tenido un accidente por una falla humana en una de las máquinas que el operaba.
Fue de los dolores mas grande que he tenido en mi vida, y deduje que su mente y pensamientos deben haber estado muy lejos de su labor.


Un par de meses después que a mi padre lo sepultaron, mi madre recibió bastante dinero por una póliza de seguro de la empresa donde trabajaba mi padre.
Mi madre con el pretexto de juntarse nuevamente con el maestro Ricardo, decidió reiniciar la construcción de la ampliación, pero antes que los mandara a buscar, le conté a mi madre lo que me había sucedido el día que regrese antes del colegio, le conté con detalles y todo, para que no cometiese ese error, me miró, no se si con espanto, o con odio, porque su mirada se tornó muy agresiva, pero no por lo que me había sucedido, sino porque estaba haciendo fracasar sus planes, de nada sirvió que le hubiese contado, porque igual los fue a buscar, y al otro día ya estaban nuevamente trabajando.
Cuando estaba en el colegio me imaginaba todo lo que estaba pasando, pero ¿Qué puede hacer una niña a esa edad para cambiar la situación? y sin tener alguien en quien ¿Verdaderamente confiar?. ¿Si la persona mas importante para mi, me había fallado? ¿y cuando era ella la culpable de todo este infierno?.
Cuando estaba en casa trataba en lo posible, pasar el máximo de tiempo en mi cuarto, para no verlos una porque al maestro Ricardo lo odiaba por ser causante junto a mi madre, de todas nuestras desgracias,  no deseaba toparme con ellos. Pasaron un par de semanas y mi madre hizo un cena en donde estaban los maestros, mi madre, mis hermanas,  y yo,  me quise quedar en mi cuarto, la verdad es que tenía miedo de mi, por lo que estaba sintiendo por José Luis, porque debo confesar que la primera vez que lo vi entrar y ver lo lindo que era, me gustó mucho, además que yo era bastante alta igual que mi padre y también que  estaba en la pre adolescencia, que es cuando todos son sueños.... e ilusiones..... es cuando una empieza a creerse grande, y con mayor razón con lo que ya había sucedido entre el y yo....... ese era mi gran temor, pero mi madre no me dejó. estábamos en la mesa y mi madre decía que deseaba terminar pronto la ampliación ya que necesitaba urgente los dormitorios para nosotras:  lo que había sido una felicidad, ahora no me interesaba, ya que sabía que todo en ella eran planes para sus propios intereses.

Cuando terminamos de cenar llevé a mi hermano y hermanas  al dormitorio y me iba a acostar junto a ellas, mi madre me llamó para que le ayudara a recoger la mesa, mientra ella puso música los maestros abrían botellas de licor.

Yo quería ir a dormir pero mi madre no me dejaba quería que estuviera ahí..... y que bailara.... igual que ella con los maestros, yo la miraba y pensaba como no le importa nada........ todo lo que a sucedido...... si mi padre no hace nada que lo sepultamos.
Ella empezó a bailar con su enamorado y yo tuve que bailar con José Luis,  miraba a mi madre como se besaba sin ninguna  vergüenza, ni preocupación por mi, ni por nada.


Mientras bailaba el maestro me quiso abrazar y yo le dije que no, y el insistía...... le dije a mi madre y ella se reía y decía que lo pasara bien, que no fuera aburrida, que la vida era muy corta y que no le echara a perder la noche.
Tenía sentimientos encontrados, si bien por José Luis sentía cosas, el ver a mi madre actuar así, y mas aún con los recuerdos de mi padre en la mente, me daban deseos de  huir de ahí. ¿Pero a dónde? si no tenía contacto con la familia, y además estaban mis hermanas, no las podía dejar solas, así que no me quedó otra que seguir en esa situación, ella terminó en su cuarto con Ricardo, y yo con José Luis. 
A contar de ese día, no se movieron mas de la casa y como si fuera poco.... trajeron dos maestros mas para terminar rápido el trabajo, lo que consigieron ese fin de semana.
Como estaba todo listo, mi madre dejó un dormitorio para  mi y el otro para mis hermanas, yo quería compartir mi cuarto con  una de mis hermanas, pero mi madre no quiso, y después supe porque José luis, había hablado con mi madre para quedarse en mi cuarto. 
José Luis tenía una novia y la dejó, porque decía que estaba enamorado de mi.
La noche en que terminaron de construir los cuartos, otra vez llenaron la mesa de licores y pusieron música para bailar, ahora tenía mas miedo que antes porque estaban los otros maestros que no conocía, y mi madre estaba muy buena para tomar licor y hasta las drogas le estaba haciendo, lo que mas me preocupaba eran mis hermanas y mi hermano que estaban solas en el cuarto, y mi madre con alcohol y drogas no sabía ni como se llamaba. José luis me decía que no me preocupara porque el estaba ahí para protegernos de cualquier cosa, estuvimos bailando hasta que mi madre y Ricardo se fueron a su dormitorio, y en la sala quedé con José luis y los maestro que ya estaban bastante pasados de alcohol, Jose Luis les pasó el cuarto que tenia antes yo para que durmieran, y yo me fui a mi cuarto con José Luis, según el, yo era su novia y me iba a cuidar y esperar para casarse conmigo, por lo menos estando aquí me sentía mas segura, yo y mis hermanas.


Estaba durmiendo cuando sentí el llanto de mi hermano y hermanas, ingrese rápidamente al cuarto de ellas y ahí estaban esos...............tratando de aprovecharse de mis hermana, tomé un fierro para golpearlos y José Luis, los hecho a la calle, y yo me fui a dormir con mis hermanas.
Al otro día hable con mi madre de lo ocurrido ya que en las condiciones en estaba no se dio cuenta de nada,
la respuesta que dio me pareció increíble, aunque a esa altura ya no había nada increíble que viniese de ella: estas fueron sus palabras textuales;  ellos no van a entrar mas a esta casa, así que no hay de que preocuparse.
Ese día no fui al colegio sentía vergüenza de salir a la calle, porque cada vez que salía las vecinas me llamaban para hacerme preguntas, las cuales siempre evadía por temor y vergüenza.
Al día siguiente si fui al colegio porque de lo contrario me vendrían a buscar, ya no soportaba mas esa situación de temor, no tanto por mi sino, por mi hermano y mis hermanas que quedaron aterradas.
Cuando estaba en clases no lograba concentrarme, y la tristeza me ahogaba, pensaba en mi padre que siendo un ser tan especial, único diría yo, porque era un ser perfecto y tuvo tan mal pago, a veces pienso que por eso Dios se lo llevó, porque no merecía sufrir tanta maldad y engaño, y antes que cometiera algún error Dios prefirió llevárselo.
Mientras pensaba todo eso, la profesora me estaba hablando y me tuvo que mover para darme cuenta, en ese momento la profesora me llevo al patio, y empezó a indagar que me estaba sucediendo desde ya hace un tiempo, porque había cambiado tanto, porque estaba tan triste, quise ahogar el llanto, quise mostrarme serena, quise hacerme la fuerte y mostrarme indiferente, pero ya no soportaba mas y las lagrimas comenzaron a salir como si se hubiese roto un dique y me abracé a mi profesora y lloré, cuanto no lo se perdí el sentido, cuando desperté estaba en la oficina de la directora y un paramédico me estaba atendiendo, pasó como una hora y cuando ya estaba mas tranquila.... la profesora, una sicóloga, mas la directora.... con mucha ternura iniciaron nuevamente la investigación, ahora con mas cautela para que yo me pudiese desahogar, entonces me di cuenta que esa era la gran oportunidad de escape a esta pesadilla, y que la única forma que mis hermanas estuviesen seguras..... era contar todo, y fue lo que hice, las caras de incredulidad y asombro es algo que no olvidaré fácilmente.
Pasó un rato bastante largo en que la sicologa me explicaba que la situación que estaba viviendo era anómala, ya que estaba perdiendo de vivir la vida que correspondía a mi edad, y que mi vida y la de mis hermanas  de ahora en adelante cambiarían y que ella se iba a encargar de todo, en ese momento entran varias policía y lo único que me preguntaron si todo lo que había dicho lo confirmaba, que si todo había sucedido como lo había contado, y yo afirmé que si.


Con esa declaración, llegaron a mi casa y se los llevaron a todos preso, incluyendo a mi madre, en ese momento sentí un gran alivio,  sentí un descanso al sentir libre y seguro a  mi hermano y hermanas, cuando se llevaban a José Luis sentí tristeza, por lo que sentía por el, y porque no era malo, solo que se encontró con una situación que no supo separar entre los sentimientos y lo ilegal, porque el igual se había enamorado de mi y había estado haciendo planes para el futuro, pero ante nada estaba el amor por mis hermanas y su seguridad y además que  sin saber, sin darme cuenta, y guiada por los acontecimientos me estaba saltando una etapa de mi vida que tarde o temprano me iba a reprochar, porque seguía siendo una niña, quizás apresuré mi madurez por las circunstancias vividas y por ser la mayor de mis hermanas a quienes traté siempre de proteger.


Llegó parte de la familia, tanto de mi padre, como de mi madre, a los que hacía bastante tiempo que no veía, ya que mi madre cuando empezó a cambiar, rompió relaciones con todos ellos y no dejaba que se acercaran a la casa, ni a nosotras.
Ahora se iniciaba otro dilema, otra preocupación, con quienes iríamos  a vivir y si estaríamos todas juntas,
lo que era mi sueño........
Por lo extenso del texto de esta historia de vida me he visto en la necesidad de publicarla en varios capítulos por lo que los invito a esperar los capítulos siguientes en donde la protagonista de esta historia nos narra la continuación de esta pesadilla, la continuación de este infierno de vida que la mantuvo atrapada en los momentos en que se encontraba mas indefensa, como son: la niñez, pre adolescencia y adolescencia.
Esta historia de vida es bueno que la lean en familia, para que reflexionen y protejan, lo que tanto aman; como son el hogar. los hijos y la familia, no hay que olvidar que cuando un espejo se rompe nunca vuelve a reflejar lo mismo, a menos que la familia se entregue a Dios, y dejen que Él, actúe en sus corazones conforme a su voluntad, solo entonces renacerán y tendrán una nueva vida para enfrentar  y vencer los difíciles caminos de la vida.


 .Las imágenes fueron sacada de internet por lo que no tiene relación con la protagonista de este historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CIEN CONSEJOS PARA MEJORAR NUESTRO DIARIO VIVIR 1ª PARTE