viernes, 6 de noviembre de 2015

PENSAMIENTOS PARA REFLEXIONAR...QUE PUEDEN SER DE GRAN UTILIDAD EN ...TU HOGAR, TU FAMILIA Y EN TU VIDA EN GENERAL...


Todos estamos convencidos de que somos seres libres, de que somos las personas más libres de toda la historia de la humanidad.
¿Realmente es así? ¿Somos las más libres o las más esclavo/as?
Creo sinceramente que somos las más esclavo/as pues vivimos en una sociedad que nos ha esclavizado, por supuesto con nuestro total y absoluto consentimiento. Hemos consentido en vivir nuestras vidas bajo el yugo del trabajo, del dinero, de la ambición de poseer más y más.
Creo que todos hemos visto en alguna ocasión reportajes de personas que viven en lugares recónditos, sin ninguna de las “comodidades” de las que nosotros disfrutamos. Van casi desnudas, los niños se ven bastante sucios y , aparentemente, descuidados, no tienen luz eléctrica, ni teléfonos o televisión, no pueden ir al cine o ver un partido de fútbol, vamos que desde nuestro punto de vida deben pasarlo muy mal ya que carecen de casi todo.


¿Pero os habéis fijado en que siempre sonríen? ¿Os habéis fijado en la cara de felicidad de esos niños tan, aparentemente, descuidados?
Ellos, esas personas que viven casi sin nada, ellos si que son libres, ellos no son esclavos, nosotros si. Nosotros que lo poseemos todo vivimos esclavizados porque gastamos lo único que no podemos comprar en conseguir dinero para amontonar cosas, gastamos nuestro tiempo, nuestra vida sin pensar que no podemos recuperarla, que no podemos volver atrás.
Nos dejamos la vida trabajando porque queremos tener la mejor casa, el mejor coche, el último modelo de teléfono móvil, el mejor y más caro colegio donde abandonar a los niños, etc. ¿No es eso esclavitud?
¿No deberíamos pararnos a pensar por qué esas personas que viven en esos lugares remotos con apenas lo necesario parecen tan felices? ¿ Por qué esos niños que tienen todo el día para jugar, a los cuales sus madres dedican mucho tiempo pero que no van a un súper colegio ni tienen la última video consola, parecen ser tan felices?...

Tal vez, solo tal vez, sea porque ellos son libres, porque ellos son los dueños de su tiempo y lo dedican a VIVIR, porque al final de sus vidas no habrán acumulado cosas pero serán inmensamente ricos en vivencias y no habrán dado a sus hijos la educación más cara pero si la mejor porque les dedican su tiempo, ese tiempo que nosotros no tenemos.
Tomemos ejemplo de esas personas y cambiemos nuestra ambición por poseer cosas por tiempo para disfrutar de todo lo maravilloso que nos rodea, para vivir la infancia de nuestros pequeños, la vejez de nuestros mayores, nuestra propia vida.
En fin aprendamos de ellos que son mucho más sabios que nosotros.
Sitio de referencia...http://www.enbuenasmanos.com/

Reserva tiempo para reír, es la musica del alma...
Reserva tiempo para leer, es la base de la sabiduria...
Reserva tiempo para pensar, es la fuente del poder...
Reserva tiempo para trabajar, es el precio del exito.
Reserva tiempo para divertirte, es el secreto de la juventud eterna...
Reserva tiempo para ser amigo, es el camino de la felicidad...
Reserva tiempo para soñar, es el medio de encontrar tus objetivos... .
Reserva tiempo para ser útil a los otros, esta vida es demasiado corta
para que seamos egoistas...
Nosotros no perdemos tiempo en la vida; lo que se pierde es la vida, al
perder el tiempo...


Recuerda siempre esto...El tiempo que tu  dedicas a odiar,a guardar rencor y  a quedarte pegado/a en desilusiones de amor...estás perdiento tu valioso tiempo de vida que nunca más volverá...
Aprende a dar vuelta la página ante todo lo negativo, que no te permita avanzar...
Reserva tiempo para amar y ser amado/a, es el privilegio de los hijos de Dios...

Reserva tiempo para amar, el amor es parte de la vida...

Reserva tiempo, para entregar amor...es semilla que sembrarás y 
con el tiempo, los abrazos y el cariño que recibirás, será tu cosecha...
Dar amor es igual a recibir amor multiplicado... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CIEN CONSEJOS PARA MEJORAR NUESTRO DIARIO VIVIR 1ª PARTE